Socialismo o Barbarie de Honduras

Tinta Roja 6

Editorial: Construir una alternativa revolucionaria ya

Tinta Roja 6 - Abril 2016Primero de Mayo, día Internacional de los Trabajadores. Tiempo para la reflexión y la protesta en la peor crisis de la historia moderna de Honduras.

Como es costumbre en esta fecha, las cúpulas burocráticas del movimiento obrero y el movimiento popular en general, han preparado fogosos discursos contra el gobierno dictatorial y la reelección, por la defensa de la salud, la educación y los “sagrados intereses” de la clase trabajadora, contra la represión y los asesinatos de dirigentes; y sobre todo se golpearán el pecho llamando a LA UNIDAD Y A CONTINUAR LA LUCHA.

Seguramente aparecerán propuestas políticas haciéndose eco de esos discursos y planteando que la salida es votar en las próximas elecciones contra el continuismo de Juan Orlando Hernández.

Desde las páginas de Tinta Roja, los socialistas revolucionarios, hacemos un urgente llamado a los y las trabajadoras y muy en particular a la juventud, a organizar la lucha por nuestras necesidades y derechos inmediatos, pero también a buscar una salida a la crisis global del sistema capitalista hondureño y sus podridas instituciones.

El problema de la alfabetización forzosa y la defensa de la educación pública; los despidos generalizados y la pérdida de conquistas obreras; la represión generalizada y el asesinato de dirigentes; la corrupción y la impunidad; la manipulación de las leyes y el crimen organizado desde las cúpulas de las instituciones estatales, la entrega de la soberanía nacional no son problemas aislados, son consecuencia de un orden económico y social totalmente agotado imposible de reformar.

Por eso, la lucha social y la lucha política tienden a confluir, a hacerse una sola. Sin embargo, esta confluencia no significa que cualquier propuesta política proveniente de la oposición a Juan Orlando Hernández o al bipartidismo sea la correcta. Tiene que haber una unidad táctica y estratégica en las luchas cotidianas y en la propuesta política estratégica. Por ejemplo, de nada vale luchar por la defensa del empleo, del salario, de los territorios, de las mujeres, si no terminamos con todos los privilegios de los capitalistas, si no afectamos sus intereses que son opuestos al del pueblo trabajador, los campesinos y las comunidades originarias, garífunas o mestizas. Allí tenemos el doloroso ejemplo del llamado Socialismo del Siglo XXI en Argentina, Brasil y Venezuela, que al no romper con la lógica capitalista le brinda al imperialismo y las burguesías locales la justificación para golpes reaccionarios.

La búsqueda de la alternativa política es el gran desafío de nuestro tiempo y esa es la principal reflexión que proponemos para este primero de mayo.

En ese contexto debemos ver el papel de las dirigencias obreras, populares, comunitarias, feministas o juveniles que dicen representar a los diferentes sectores populares pero que con sus políticas sólo han contribuido a profundizar nuestra miseria, desorganización, desmovilización y despolitización.

Y debemos analizarlo para poder lograr la unidad que nos permita cambiar radicalmente el rumbo de nuestras luchas. Unirnos con quienes no quieren luchar, unirnos con quienes apoyan al gobierno o sus políticas, unirnos con corruptos y delincuentes sólo nos llevará a nuevas y más dolorosas derrotas.

La unidad que necesitamos es la que se construye desde las bases, tanto de las organizaciones gremiales como de las comunidades. Los acuerdos unitarios de cúpulas han demostrado que no sirven para nada.

Esa unidad desde las bases se debe construir con la más amplia y directa democracia interna. El peor error que podemos cometer es practicar, al interior de nuestras organizaciones, la conducción vertical o la democracia privatizada del sistema capitalista en donde unos pocos piensan y deciden por todos. Esta democracia directa es mucho más necesaria si pensamos en la unidad de organizaciones populares y sociales diversas. Es el desafío que enfrenta actualmente la Articulación Popular Hondureña “Berta Cáceres” si no quiere terminar igual que las centrales obreras o el FNRP.

Pero la democracia directa es impensable sin el debate político, sin el debate ideológico, por ello, el trabajo de análisis, formulación de políticos, confrontación de ideas es fundamental.

Socialismo o Barbarie ha venido insistiendo en este aspecto y para ello publicamos Tinta Roja, para sustentar nuestros análisis y compartirlos con los y las luchadoras.

Hoy contamos con otro instrumento que apunta en la misma dirección: el periódico La Chispa, de la Izquierda Revolucionaria de la cual somos parte y que se propone el mismo objetivo.

Este primero de mayo, no nos dejemos engañar por los fogosos y radicales discursos de quienes han sido incapaces de enfrentar al régimen golpista y a la penetración sin precedentes del imperialismo norteamericano en la vida de Honduras.

Nuestra Prensa

Tinta Roja 06 - Abril 2016

La Chispa

La Chispa 01 - Marzo 2016

Facebook